Un sitio donde podemos estudia la Palabra de Dios de manera seria y edificante

Unos se van. Otros se apartan. Nuevas iglesias. Nuevas doctrinas. Dice Pablo: “Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.” Gál. 5:15.

¿Qué razón lógica y “valedera” puede tener alguien para dividirse y apartarse de una misión?

Y creo que las únicas razones para apartarse de una iglesia o misión serían:

  1. El mensaje. Si cambiaran el mensaje bíblico de santidad y de total obediencia a Dios y a su Palabra. Si empezaran a predicar de humanismo, psicología, prosperidad y el mensaje de la cruz, de la santidad, el temor a Dios, el aborrecimiento al pecado, la búsqueda de Dios, el alcance a los perdidos, desapareciera del púlpito. Si empiezan a enseñar más de dinero que de cómo ir al cielo o evitar el infierno. Si el show reemplaza el estudio serio de la Biblia.
  2. Si Dios claramente llama a una función que la iglesia no entiende o no apoya.

Creo que estas razones justifican el apartarse de una iglesia o misión, pero:

¡Vete solo!

¡Si Dios te llamó a algo que los demás no entienden o apoyan, Él te prosperará! Dice la Biblia en Isaías 48:15:” Yo, yo hablé, y le llamé y le traje; por tanto, será prosperado su camino.

¡Vete solo!
Lo que Dios le dio a la iglesia o a la misión cuando tú estabas, ¡No es tuyo! ¡Dios se lo dio a la iglesia o misión!

¡No riegues cizaña!

¡No pretendas robarle a Dios, ni robarse lo que es de Dios!

Creo que no es razón válida para dividirse:

  1. Tener problemas personales con un hermano(a) en la fe o con las autoridades. Mejor arréglate y ponte a cuentas. Tanto tú como ese (a) hermano(a) desean ir al cielo y allá, ¿Qué harás si no se han arreglado?
  2. Si sorprendes en pecado a tu hermano(a) o autoridad. Recuerda que Dios es el dueño de la iglesia u obra. Conserva tu posición. Si tu Saúl está endemoniado, no dejes de ser David.
  3. Ver o ser “victima” de alguna injusticia. Eclesiastés 5:8 dice: “Si opresión de pobres y perversión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de ello; porque sobre el alto vigila otro más alto, y uno más alto está sobre ellos.”

Pienso que las razones que pueden llevar a alguien a dividirse o separarse, aparte de las dos primeras son:

  1. Orgullo. Recordemos el motivo de división del diablo en el cielo. Los que se dividen, lo hacen -no para servir-, sino para ser servidos.
  2. Deseos de gloria humana y reconocimiento.
  3. Insumisión. No querer someterse a las autoridades. Algunos hasta dicen: “Yo solo me someto a Dios, no a ningún hombre“. Con eso lo único que reflejan los tales es insubordinación, que son carnales puesto que no han crucificado la carne con sus pasiones.
  4. Resentimiento social o a la autoridad.
  5. Falta de perdón.
  6. Mundanalidad y carnalidad. Aunque al inicio no lo muestran, y hasta dicen que no van a caer en eso, pero después los vemos practicándolo.
  7. Un espíritu no santo. “Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.” Judas 1:19.
  8. Un desconocimiento total de Dios y de su obra.
  9. Un “socialismo” o democracia eclesial que no es bíblica. Algunos se sienten “revolucionarios” del Reino. (Sin comentarios)
  10. Un deseo de gobernar y ser señor del pequeño reino que quieren tomar por la fuerza o por el convencimiento humano. ¡Ahí no obra el convencimiento que viene del Espíritu Santo!
  11. Independencia. ¡En el cuerpo de Cristo no hay llaneros solitarios o ruedas sueltas! De estos habló el apóstol Judas, 1:12-13 “Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.”

No sé como sea recibido mi escrito. A nadie se las estoy echando. Pero la verdad, de nadie me estoy cuidando. Y pensando en esto, acabo de tomar una decisión:

¡No me dividiré, y si tocare hacerlo (y sería únicamente por las primeras razones) me iré solo! Y eso sí: ¡jamás seguiré a un divisionista!

Amén.

Dios les bendiga

Anuncios

Comentarios en: "El divisionismo cristiano: una verdadera plaga" (1)

  1. luis alferdo castro gonzales dijo:

    la iglesi donde llo asisto esta pasando por una division y es difisil sobreponerse pido que oren por mi pastor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: